El sorprendente desayuno de Valle-Inclán

Inicio/INFORMACIÓN/Librópatas/El sorprendente desayuno de Valle-Inclán

El sorprendente desayuno de Valle-Inclán

Vale, asumámoslo, que un escritor desayune un café con unas tostadas no sería material de noticia ni de artículo de curiosidades sobre la intrahistoria literaria. De los escritores, especialmente si son autores históricos, esperamos cosas sorprendentes y rarezas y que eso se aplique a todo lo que hacen y a todos los terrenos (o simplemente vemos lo que hacen y lo que hacían bajo ese prisma).

A principios del siglo XX, los escritores eran una constante en los cafés y en sus tertulias. Habitualmente, se habla siempre de las tertulias de los escritores en Madrid (o en Barcelona también), olvidando que en realidad cafés los había por toda España… y escritores también.

Uno de esos escritores era Ramón María del Valle-Inclán, que era gallego y pasó mucho tiempo en Galicia (de hecho, está enterrado en el cementerio de Boisaca, en Santiago de Compostela, ciudad en la que murió). En sus años santiagueses, pasaba mucho tiempo en las tertulias de los cafés de la ciudad. Siempre se habla del Derby, porque ese es el que sigue hoy en pie y con una estética similar a la de entonces. Es el café histórico de referencia de la ciudad y para sus visitantes. Pero ese no era el único café ni el único que visitaban los escritores.

De hecho, Valle-Inclán pasaba mucho tiempo en el Café Español, que ya no existe. El café tuvo la primera puerta giratoria de la ciudad, dress code y tertulias literarias. Como se puede leer De Quiqui Bar… a Castromil, de Francisco Macías (Edicións Positivas), un libro que recupera la historia de otro café moderno de la ciudad, Valle-Inclán iba todos los días al café. Iba por las tardes “a eso de las tres” e iba por las mañanas también. En esas visitas de mañana era en las que desayunaba.

El desayuno de Valle-Inclán consistía en dos pastas de la Pastelería Mora y en un porto flip.  La pastelería, que nació en los años 20, es ahora todavía un clásico de los dulces en la ciudad (y posiblemente quien inventó en su momento la tarta de Santiago). El porto flip es una de esas bebidas del pasado que tuvieron su momento de gloria, que ahora parecen viejunas (como el Mint Julep) y que quizás algún día se pongan de moda de nuevo.

El cóctel fue inventado a finales del siglo XIX en Estados Unidos. Es una mezcla de brandy, vino de Oporto, yema de huevo y en algunas recetas azúcar. En el primer libro de recetas en el que apareció lo llamaban ‘el cóctel café’ porque tiene cierta apariencia de café (aunque no haya nada de café por el medio).

Foto Wikipedia

The post El sorprendente desayuno de Valle-Inclán appeared first on Librópatas.

Source: Librópatas

2018-11-05T13:52:57+00:00 05 / 11 / 2018|Librópatas|