El renacimiento de la comedia romántica

Inicio/INFORMACIÓN/Librópatas/El renacimiento de la comedia romántica

El renacimiento de la comedia romántica

¡Busca las rom-coms en la mesa de novedades! 

Puede que Waiting for Tom Hanks, de Kerry Winfrey (Jove), haya sido uno de los libros más “meta” que llegaron a las mesas de novedades en novela romántica en inglés este verano y por ello también uno de los ejemplos más redondos para ejemplificar la tendencia que está tomando peso en el mercado. Es una rom-com que habla de rom-coms en un mercado en el que la comedia romántica tiene cada vez más peso y más presencia. 

En la novela, Annie es una escritora freelance (pero de las de verdad y no de las habituales en la ficción: de las que tienen que sufrir tarifas bajísimas y escriben todas esas cosas que la gente busca en internet y que parece que están ahí como por arte de magia, como los artículos de cómo hacer cosas, pero que no hacen especialmente feliz a quien tiene que escribirlas) obsesionada con las comedias románticas de los 80 y de los 90. Sueña con ser la próxima Nora Ephron y su patrón oro amoroso es Tom Hanks (no el actor como persona, sino como conglomerado de todos los personajes que fue en la edad de oro del género). Vive en una ciudad cualquiera de Estados Unidos a la que llega un día el rodaje de una rom-com, en la que acaba implicada y que es el elemento que hace avanzar la trama. Y sí, Annie encuentra no solo su futuro como escritora sino también el amor en el proceso (es una novela romántica y es una rom-com: ese final es parte de las reglas de ambos géneros y lo que quienes leemos la historia esparamos). 

Y, aunque Waiting for Tom Hanks no es la mejor novela romántica que he leído este año (aunque sí una novela agradable), mientras leía cómo su protagonista narraba sus experiencias pasándolas por el filtro de las grandes rom-coms no podía dejar de pensar cómo era el resumen perfecto de una tendencia editorial. 

El boom de la rom-com dentro de la novela romántica en inglés (que es, básicamente, la novela romántica que se escribe en Estados Unidos) se puede apreciar a simple vista viendo las listas de novedades o de libros más vendidos en cualquier plataforma. Las editoriales han cambiado el código de presentación de estas novelas, adoptando cubiertas ilustradas (y más cercanas, por cierto, a cómo se publica romántica en Europa a a cómo se hace en EEUU) y formatos de libro ligeramente más grandes de lo que acostumbraban (y no el bolsillo minúsculo que habitualmente emplean para romántica) para lanzarlas en papel. A principios de la pasada primavera, me pasé por la sección de romántica de Netgalley, una plataforma de galeradas que adelanta a medios los libros que llegarán en la temporada, y encontrar cubiertas ilustradas y rom-coms no resultó muy complicado. Casi parecía que dominaban entre lo más esperado de la temporada veraniega. 

Las cosas no han cambiado mucho de cara a la nueva temporada literaria. El Buzz Books 2019: Romance, de Publishers Lunch, para este otoño no identificaba tendencias y solo incluía fragmentos de algunas novelas, pero no era difícil ver el eco de la rom-com entre los títulos incluídos.

Algunos de ellos, como el fragmento de Not the Girl You Marry (Berkley) de Andie J. Christopher, muestran además muy claramente el giro que se está aplicando al género: es un retelling de Cómo perder a un chico en 10 días pero con gender-flipping. Es una historia que bebe de los cimientos de la rom-com, pero que la adapta a lo que esperamos como lectoras en el siglo XXI. Esta novela es, de hecho, uno de los ejemplos que se ponen habitualmente cuando se habla del renacimiento de la rom-com en la novela romántica (y eso que no llegará al mercado hasta noviembre). 

No tengo claro si Love Lettering (Kensington), de Kate Clayborn, que también aparece en el muestrario y que también llegará a finales de año puede ser considerada una rom-com: el capítulo de muestra y el argumento también apuntan en esa dirección y dejan claro también que el potencial de historias es ilimitado. Una artista caligráfica suele ocultar mensajes en los materiales que diseña para bodas, algo que le explota en las manos cuando, un año después de una de esas bodas, el novio viene a pedirle explicaciones de por qué sabía que su matrimonio iba a fracasar estrepitosamente (como pronosticó en su mensaje). 

Expositor de rom-coms

Sea o no una rom-com, encontrar más ejemplos para la lista no sería nada complicado. Las comedias románticas están por todas partes y están viviendo un movimiento de efervescencia en el mercado editorial en inglés. Posiblemente, mi prueba definitiva de la tendencia esté en una librería canadiense y fue vista al azar: en la entrada de la librería – parte de una cadena – y uno de esos lugares deseados por gran visibilidad había un expositor dedicado solo a las rom-com  y claramente identificado como tal. 

El renacimiento de la comedia romántica no es un fenómeno único del mercado editorial. El año pasado ya quedaba bastante claro que la rom-com estaba volviendo al cine: no lo hacía a grandes salas, pero sí a las plataformas de VoD.

Netflix marcaba la tendencia, lanzando películas que entraban en la conversación y que se asentaban en las listas de visionados. El verano pasado era Cómo deshacerte de tu jefe, este septiembre está siendo Amor en obras. En el cine, como recordaban en un análisis de EW hace unos meses, el retorno de la comedia romántica estaba marcado por una actualización de las historias y por una mayor diversidad y frescura en sus personajes y en sus argumentos.

El punto de base sigue siendo el mismo (del meet-cute de dos personas al final feliz), pero el desarrollo es diferente (y no hay más que ver algunas rom-com del pasado para comprender por qué esta actualización era necesaria). 

Y ese boom en películas tiene un eco literario. Ambos escenarios están muy relacionados. Mientras los estudios y plataformas empezaban a estrenar sus títulos y daban el pistoletazo de salida para el renacimiento de la comedia romántica, las responsables de las editoriales más fuertes de EEUU ya estaban comprando títulos (los que ahora están llegando al mercado). En un artículo de 2018 de EW ya se mencionaba, de hecho, a Waiting for Tom Hanks, la novela que abre este artículo. Y, en ese verano, las populares Christina Lauren tenían ya un par de rom-coms publicadas. Algunos de los grandes hits editoriales de 2016 a 2018, a pesar de que no estaba tan instaurado de forma oficial el frenesí rom-com, ya habían sido historias de este tipo, como The Hating Game, de Sally Thorne (que en España se publicó como Cariño, cuánto te odio). La novela de Thorne está, por cierto, en pre-producción para ser llevada a la pantalla. 

¿Está el boom de la rom-com tocando ya a la novela romántica que se publica en España? En los últimos meses me estuve fijando de forma específica en las mesas de novedades de romántica de las librerías y no me dio la impresión de que la tendencia estuviese ya aquí, pero todo apunta que va a llegar en un futuro no muy lejano. En los dossieres de presentación de las novelas que llegarán para la nueva temporada, ya me encontré al menos una promesa de que ante un título estaba ante “la rom-com de estas Navidades”.

The post El renacimiento de la comedia romántica appeared first on Librópatas.

Source: Librópatas

2019-09-11T08:00:17+00:00 11 / 09 / 2019|Librópatas|